Colgados…

Laserer Klettersteig en Gosausee

Le hemos cogido el gusto a subirnos por las paredes…

Que si, que siempre hemos estado un poco “colgados”, lo se. Pero lo de ahora es para hacernoslo mirar.

Hace unas semanas hicimos un curso de escalada en rocódromo. Tres días, 4 horas cada uno. Una paliza, pero aprendimos lo suficiente como para saber que nos ha gustado mucho, y como para poder ir solos y practicar y practicar… Todavía no hemos tenido ocasión de hacerlo, pero estamos deseando volver.

130712 ÖAV Kletterkurs

Y entre que nos animamos y nos animamos, seguimos probando las vías ferratas o Klettersteig. Una vez perdido el susto inicial, enganchan, y mucho. Además en los Alpes hay muchísimas, bien indicadas, cuidadas… se nota que está de moda cada año van abriendo nuevas vías. Además hay que aprovechar el verano, la naturaleza y los paisajes… y subirse por las paredes.

P1270175

Así que el fin de semana pasado,hicimos el Laserer alpin Klettersteig en Gosausee. El paisaje, sin palabras. Uno de los lagos más bonitos de los Alpes, volvería una y mil veces. La vía dura. 1 hora y media colgando de los hierros y el cable de acero, incluyendo un “puente” de 15m de largo.

130726 Hallstattersee - Gosau

El vértigo ya no cuenta, hace tiempo que lo perdimos. Sólo por las fotos ya habría merecido la pena, las vistas son una pasada (aunque son las mismas que se ven desde el camino…). A pesar de que las agujetas y los casi 40° nos obligaran a pasar el domingo a la sombra y a remojo, sin poder moverme…

Laserer alpin Klettersteig

En resumen, nos gustó hacerla, y mucho, pero demasiado horizontal para nuestro gusto, y demasiado hierro. Y muuuy cansada…

130726 Hallstattersee - Gosau1

Como colofón, subir a comer al lago de Hinterer Gosausee, a 1 hora y media de camino, para darnos un baño en sus aguas heladas prácticamente solos. Y heladito y cerveza fría junto a Gosausee a la vuelta… ¡no todo va a ser subir a las alturas!

Hallstättersee

Y no ha pasado una semana y ya estábamos allí otra vez. Mismo camping, en el mismo lago, Hallstättersee, al que tampoco me canso de volver. Para volver a trepar pared arriba. Esta vez Schmied Klettersteig, muy cerquita del anterior. Más suave, más vertical, más roca, lo hemos disfrutado mucho más. Eso si, las vistas nada que ver con las otras, así que hemos tenido que ir después a darnos un bañito a Gosausee para refrescarnos… cuanto sufrimiento.

130803 Klettersteig en Gosau y Obertraun

Domingo, desmontar la tienda y pequeña vía ferrata junto a Obertraun, al lado del camping. Tan sólo media hora, pero suficiente para irnos satisfechos, eso sí, tras una buena siesta y baño en el lago…

130803 Klettersteig en Gosau y Obertraun1

¿Quien me iba a decir a mi hace unos años con el vértigo que tenía, que colgarme de las paredes iba a gustarme tanto?

Alpinismo en el glaciar de Dachstein

P1070282

Junio ha sido un mes de contrastes. Empezó, como os contaba en el post anterior, con las mayores inundaciones de los últimos 500 años (si, siguió subiendo desde que hicimos las fotos, y mucho). Luego llegó una ola de calor en la que se batieron todos los récords, alcanzando los 38,5º nunca antes registrados. Y para terminar, nevadas inusuales para esta época, que volvieron a cubrir las cumbres de blanco.

¿Y como terminamos nosotros junio? Pues en la nieve, no podía ser de otra manera diréis. Pues no lo teníamos planeado… nos habíamos inscrito en un curso de Alpinismo en el glaciar de Dachstein con el Österreichischer Alpinverein, la federación austriaca de montaña. La idea era hacer vías ferratas, aprender técnicas de andar en un glaciar… pero el programa tuvo que ir reinventándose por el tiempo, y la nieve.

La nieve no nos dejó ver el glaciar. Es como aquello de que “los árboles no te dejan ver el bosque” pero de verdad. Un glaciar en verano no debería ser nieve. Es hielo, grietas, desniveles, agua… Nosotros vimos nieve y más nieve. Y cuando veíamos, porque a veces no se podía ver si al compañero de delante…

hochtour

El sábado mejoró un poco el tiempo y lo aprovechamos muchísimo. Aprendimos de nudos, de cuerdas, de rescate, a trepar por las rocas con y sin crampones (si, ¡se pueden usar los crampones en roca!), de ferratas, rapelar… un fin de semana muy interesante. A pesar de los problemas idiomáticos de alguno…

hochtour-001

Conocimos además a gente muy simpática, y estuvimos alojados en uno de los refugios más populares de esta zona de los Alpes, Simonyhütte. El tema de los refugios en Austria merece capítulo aparte. No tiene nada que ver con el concepto que tenemos en España o Francia. Los hay más preparados, con duchas, habitaciones individuales, etc… y otros menos. Pero en todos tienen bar con servicio todo el día, pasteles recién hechos todo el tiempo, cerveza y más cerveza, y en la mayoría de ellos, comida a la carta. En otros como este que estuvimos nosotros, el menú de la cena es cerrado. Pero tres platos contundentes y elaborados (crema de zanahorias, carne en salsa de setas con pasta y macedonia, o sopa de frittaten, tiroler knodel y mousse de chocolate…).

El domingo otra vez de vuelta, 4 horas en la nieve con visibilidad nula… pero el recuerdo del fin de semana es estupendo. Una nueva experiencia, muchas lecciones aprendidas y ¡muchas ganas de practicar en la montaña!

SAMSUNG

(Tranquilos que el verano está aquí, ya nos hemos ido de camping, a nadar, nos estamos atiborrando a helados (como si fuéramos austriacos) y tenemos muchos muchos planes sin nieve)

Nuevos aires…

fin de semana de primavera

Muchas veces la vida nos lleva por caminos que no esperamos. Nos hace tomar decisiones que nunca hubiéramos imaginado. Mudarnos a ciudades distintas, empezar de nuevo, poner el contador a cero y arrancar desde el principio.

Pero es bueno saber que hay cosas que no cambian. Salir corriendo un domingo a echar una mano con la mudanza, no importan los kilómetros ni el esfuerzo.

fin de semana de primavera 3

Recibir una visita que ya tocaba. Pasar un fin de semana sin parar de charlar, de reir, de imaginar, de descubrir…

fin de semana de primavera 1

Conocer gente nueva, y saber que los de siempre están ahí, no importa la distancia. Nos veremos menos, pero cuando nos veamos, sabiendo que seguirá siendo lo mismo.

Mucha suerte amigas en las nuevas aventuras. En los nuevos comienzos. Abrid bien las velas que soplan nuevos vientos y hay que aprovecharlos.

fin de semana de primavera 2

[Un fin de semana fantástico, por fin buen tiempo, redescubriendo lugares a los que no me canso de volver, y en estupenda compañia… No digo inmejorable, que se podría completar con los que faltaban…]

Más visitas prenavideñas: Elena y Javi

Cuantas cosas se me quedan sin contaros… como que vinieron Elena y Javi a vernos antes de Navidad. Aún no nos habíamos recuperado del finde de amigas y anexos II del fin de semana anterior y ya teníamos aquí la siguiente visita.

Esta fue más corta, pero también intensa.

121214 Elena en Linz copy

El viernes por la tarde lo dedicamos a un poco de turismo por Linz hasta que se nos helaron los pies. Mercadillo de Navidad, cerveza, algún paseo y cena rica, para luego echarnos unas risas en casa con más cervezas y jugando a los Rabbids en la Play. Había que reservar fuerzas para el día siguiente, así que a dormir pronto.

121214 Elena en Linz1 copy

La ruta empezaba parecida a la del fin de semana anterior. Gmunden, Traunkirchen, Hallstatt. Con menos nieve y menos fio, pero mucho frío en cualquier caso, y mucha nieve también. Esta vez pudimos comer caliente. Una sopa y salchichas, ¿quien dice que no a un menú típico austriaco?

Hallstatt es un lugar al que no me canso de volver. Samu dice que siempre llevamos a todo el mundo al mismo sitio, que se aburre. Yo no. Además cada visita es distinta: en verano, en invierno, en verano de nuevo… pelear con los carámbanos de hielo, o ver como mi hermana está empeñada en tirarse al lago por pisar un poco más de nieve…

121214 Elena en Linz2

Y también repetimos mercado de Navidad en Sankt Wolfgang. Samu tiene suerte de que sólo sea en Navidad, porque seguro que a este volvíamos unas cuantas veces durante el año si no…

Pero además ese sábado tocaba algo diferente, ya que luego les teníamos una sorpresa reservada. En Altmünster se celebraba uno de los mayores desfiles de Krampus de la provincia. “Con lo que le gustan a Elena esas cosas, no nos lo podemos perder…” o eso pensaba yo. Creo que le habría hecho más gracia encontrarse con niños vestidos de angelitos cantando villancicos… y pasó algo de miedo.

121214 Elena en Linz3 copy

Aunque ahora que lo pienso no se si eran los Krampus o los viejos que querían ligar con ella, los que daban más miedo…

El domingo amaneció buenísimo, y nos fuimos hacia el norte. Freistadt, al norte de Alta Austria, y Krumlov, un pueblo de cuento ya en la República Checa. Recorrer sus calles siempre es una gozada, y más si vas en buena compañía, y comiendo todo lo que se cruza en tu camino. Patatas fritas, rollos de canela, salchichas…

121214 Elena en Linz4 copy

Y finalmente… ¡hubo niños cantando villancicos! dirás que no pienso en todo, ¿¿¿eh Elena??? eso si, para el año que viene a ver si practican un poco más que los que hemos contratado este año cantaban un poco mal…

Sol y buena compañía en Grünau

grunau con sue

Tras un par intentos fallidos de esquiar con algunos amigos Vieneses, por fin ayer fuimos con Sue a Grünau. La cita se había hecho esperar, pero valió la pena.

Un tiempo perfecto, la nieve fantástica, las pistas impecables, el sol radiante (aunque no calentara mucho)… Un día estupendo.

esquiando en Gruenau

Grünau nos gustó mucho. Buen precio, pistas largas e interesantes, preciosas vistas… Prácticamente todas las pistas discurren entre pinos, lo que siempre es muy bonito, y más después de lo mucho que ha nevado esta semana. A tan sólo una hora de Linz, poca gente… ¿Se puede pedir más?

comiendo en Gruenau

Además, por si fuera poco, comimos muy bien, aconsejados por la experta local. Schiwasser (agua con sirope de frambuesa), Goulaschsuppe (sopa de goulasch), Krautfleckerl (pasta con col) y Germknödel. Nos costó un poco volver a mover el culo después de semejante comida, pero conseguimos todavía disfrutar un rato más de las pistas, siempre con una sonrisa en la cara, ¡que bonito el paisaje! Después de una temporada de esquí en la que sólo hemos visto niebla… que maravilla.

gruenau

Nos llamó muchísimo la atención la cantidad de gente haciendo esquí de travesía. Subiendo pista arriba o entre los pinos, para luego bajar esquiando tranquilamente. No sabemos si era el día que acompañaba, o que en Grünau es muy popular.

Es una estación bastante baja (1600m el punto más alto), con lo que la temporada no es muy larga, pero al estar al comienzo de las montañas, es muy accesible y se llega muy rápido desde Linz.

Gruenau en buena compania

Aunque echamos de menos a los amigos que nos faltaron, fue un día para recordar. Que bien vienen las sillas y los remontes para cotillear agustito… Que suerte tuvimos con el tiempo, lo bueno se ha hecho esperar, pero ha merecido la pena.

panorama grunau

Datos: Kasberg-Grünau
– Km esquiables: 40 km
– Precio: 34,5€
– Comidas en pistas: buen precio, muy buena calidad
– Parking junto a las pistas gratuíto, pero algo alejado si no eres de los primeros. Hay un autobús gratuito cada pocos minutos hasta la taquilla
– Estación de tren: Grünau (a 5 km de la estación). Autobús gratuito hasta las pistas
– Altura: 620-1600m
– Dificultad:

  • Alguna pista azul ancha, estupenda para aprender, pero la mayoría de las azules son caminos estrechos (bonitos y largos pero no perfectos para aprender).
  • Para nivel intermedio-alto: varias pistas rojas con buena pendiente y bien pisadas, pero cortas (600-700m de longitud). A excepción de la pista 1 (bajada hasta el valle) que es bastante larga (4km)
  • Pistas negras: algún enlace entre pistas
  • Fuera de pista: No hay itinerarios señalizados y no se ve mucho fuera de pista a los que no se llegue sin esquí de travesía
  • Resumen: Buena estación para esquiadores intermedios y altos. Pistas rojas interesantes

Finde de amigas y anexos II

II finde amigas y anexos

Si a principios del año pasado celebramos el I Fin de semana internacional de amigas y anexos en condiciones extremas, antes de Navidad este grupo de valientes quiso repetir. Y como no, eligieron una semana de frío y nieve impresionante.

Pero contra todo pronóstico, el viernes dejó de nevar y salió el sol… Así que pudimos disfrutar de una preciosa ruta por un Salzkammergut rebosante de nieve recién caída.

amigas y anexos Traunsee

Si Hallstatt en verano es precioso, en invierno tiene un encanto especial, aunque haya que comerse un Käseleberkäse en la calle con los pies fríos…

amigas y anexos salzkammergut

Todo sea por llegar a tiempo a ver el mercado de Navidad de Sankt Wolfgang. Todo el pueblo se convierte en un mercadillo. Precioso, y más bonito y divertido aún según van cayendo los puntsch, glühwein, tés con ron, cubatas calientesamigas y anexos mercadilloSalzburgo nos espera con más nieve. Para desesperación de algunos y alegría de otras ¿verdad Andrea? Mucho frío, muchas cuestas, muchas risas, mucha nieve, salchichas, goulaschsuppe, guerras de bolas de nieve, más mercados de Navidad…

amigas y anexos en salzburgo

Y enseguida rumbo a Munich. Si había un imprescindible en el fin de semana era la cena en la cervecería HB. Codillos y mucha, mucha cerveza. Y no, incrédulos, Andrea no está posando en la foto, ¡está bebiendo cerveza!

amigas y anexos en munich 1

Y aunque el grupo se fue disolviendo, todavía quedaba un día de paseos por Munich, más mercadillos y más puntsch. Y más frío, y más nieve… que no os engañe ese cielo azul…

amigas y anexos en Munich

Otro fin de semana para recordar con una gran sonrisa. Gracias chicas, y sobretodo chicos, por apuntaros a un bombardeo. Habrá que ir organizando el próximo… en… ¿China? … ¿Brasil? … Quien sabe…

Cargando pilas. Katrin Klettersteig

La vuelta de vacaciones ha costado lo suyo. Retomar la rutina, sueño acumulado, dudas existenciales… pero ya estamos en marcha, y con las pilas cargadas. ¿Cómo? Primero, durmiendo y descansando y quedándonos en casa como hacía muchísimo que no hacíamos. Y después, ya vale de descansar, que esto no es lo nuestro, y disfrutando de un fin de semana de esos que te carga de energía durante un tiempo.

Teníamos muchas ganas de hacer un Klettesteig, una Vía Ferrata. Mucho leer, comparar material, buscar rutas… y al final este fin de semana nos lanzamos.

¿De qué estoy hablando? Pues una vía ferrata es una vía de montaña equipada con enganches, cable de acero, “escalones” o cosas parecidas para ayudar en la subida… Es una especie de escalada, pero los arneses van preparados de tal manera que no necesitas unos conocimientos previos de nudos, enganches, etc… para poder hacerlo de forma segura. Siempre vas asegurado, llevas un absorvedor de energía que te frena en caso de caída, y según el libro que tenemos “todo el mundo está preparado para hacer una vía ferrata de los dos primeros niveles, a no ser que tenga mucho vértigo”.

Así que nos lanzamos a la aventura pensando en un camino normal sólo que un poco más complicado, con un cable de seguridad al que atarte… Elegimos una ruta de lo más fácil que había. Dificultad A hasta B/C (en un tramo pequeño). Katrin Klettersteig.

Para llegar hasta el comienzo de la vía, dos opciones: subir en funicular y bajar hasta allí. O subir andando. Pensamos que como estaba a media altura habría un atajo a medio camino. No, no lo había. Así que llegamos al Klettesteig con 900m de subida en el cuerpo (o más porque dimos bastantes vueltas buscando el “atajo”), los nervios a flor de piel y las piernas cansadas.

Un tentempié, ponernos los arneses y a por ello.

¿Había dicho que era un camino fácil con un cable de acero? ¡Y una leche! Una pared. Una pared con un cable que sube vertical al que asegurarte. Una arista por la que subir escalando literalmente. A veces unos hierros para apoyar pies y manos, para engancharte y seguir subiendo. Pero en vertical casi.

Los dos primeros minutos me acordé de toda mi familia. Luego de la de Samu. Luego de él, en repetidas ocasiones. Luego del del club de montaña que nos recomendó la ruta “muy fácil, demasiado incluso”, luego de no se cuantas personas más. Luego me acordé de respirar, que no viene mal. Luego de que en algún punto interior sigo teniendo vértigo, según pude comprobar. Y luego de los 200 metros de subida que me quedaban. Llevaba unos 5 ya más o menos… ¿¿¿Pero cómo voy a subir por aquí???

No os creáis, que Samu no estaba mucho mejor que yo. Luego resultó que como bien habíamos leído, muchas ferratas empiezan en la parte más difícil y luego ya es más fácil. Y así fue. Pero aún así, mucho más extremo que lo que habíamos imaginado.

Pero una vez pasado el susto, controlada la respiración, el tembleque de piernas y pasada la primera pared, fue una auténtica gozada.

Concentración, fuerza, tú, la piedra, los enganches, guardar distancias de seguridad. Un mosquetón, otro mosquetón. Pensar en los siguientes pasos para saber dónde poner los pies. No mirar demasiado para abajo. Energía, adrenalida. Sonrisas. Querer gritar.

Dentro de un tiempo, repetiremos y veremos que en realidad era una vía muy fácil sin mayor complicación, pero la verdad es que no nos lo esperábamos y nos pilló por sorpresa, y nos dió un poco de miedo. O mucho, pero tampoco vamos a confesarlo todo por aquí.

Desde luego repetiremos, pero nos vamos a mantener en el nivel A-B durante un tiempo bastante largo, creo yo.

Eso sí, el subidón de energía durante la subida y al llegar arriba es indescriptible. Y aún nos duró en los mil y pico metros de bajada, hasta llegar al camping, montar la tienda ya denoche, al cenar…

El día siguiente, matados pero contentos, decidimos que sería de relax. Una mañana preciosa al borde del lago, ¿Qué puede haber mejor que un chapuzón a primera hora? El agua estaba perfecta. La temperatura fuera también. Felicidad.

Un poco de turismo, visitar Sankt Wolfgang in Salzkammergut, comer salchichas, siesta en otro lago, un poco más de turismo, helados y vuelta a casa.

Las pilas cargadas para una buena temporada…