Rumbo a… ¿Wels?

Wels es una ciudad de Alta Austria. Casi 60.000 habitantes, una bonita plaza central. Varios edificios de bonitas fachadas, e infinidad de callecitas y patios interiores.

Wels tiene su canal y su río, muchísimos parques y jardines.

Tiene varias calles comerciales con todas las tiendas de las cadenas importantes. Y también sus tiendas de trajes típicos, no sabes cuándo los vas a necesitar.

Pero es un pueblo, a las 6 de la tarde todo cierra y Wels se queda desierto.

Cerca de allí, Linz, a 30km, es la capital de la provincia, Alta Austria, Oberösterreich. Con sus 200.000 habitantes, Linz ya es una ciudad de verdad.

Su historia me quiere sonar de algo: ciudad industrial, conocida por todos por ser gris, triste, rodeada de fábricas. Pero en los últimos años la ciudad se ha reinventado. Fuera las fábricas y bienvenidos los museos, las galerías y los edificios modernos. Linz se ha renovado y ahora es una de las ciudades más punteras de Austria.

¿No os suena a Bilbao? Igual me siento como en casa…

Y es que… ¿por qué os hablo de esto? Porque en Wels está Kraftwerk, donde empiezo a trabajar a mediados de abril. Si, nos mudamos, y dentro de nada.

Mezcla de sentimientos, muchas ganas de trabajar, de descubrir nuevos lugares, de vivir nuevas experiencias, de seguir con este viaje que es nuestra etapa en Austria. Y también pena por pasar página, por mudarnos, por más despedidas (que son hasta pronto, pero ya no será lo mismo)…

Demasiados sentimientos en 2 semanas. Dicen que la primavera la sangre altera. Yo la verdad no se si en esto está teniendo algo que ver la primavera o no, sólo se que ¡Madre mía qué dos semanas!

Así que permanecer atentos… pronto muchas (más) novedades por aquí.

Anuncios