Navidad en Viena

Va pasando el tiempo, y no os había hablado de la Navidad en Viena… ¡no puedo dejar que os lo perdáis!

Porque hace bastante más de un mes que por aquí la Navidad está en el ambiente… se ve, se palpa, su huele. Si, al aire huele a Punsch, a Glühwein (vino caliente) a especias de los Lebkuchen

Mercados y más mercados de Navidad, los Weihnachtsmarkt… Mi favorito el de Spittelberg, entre calles llenas de lucecitas, puestos de artesanía, tiendas de cosas preciosas…

O el del ayuntamiento, el Rathaus, grande, luminoso, lleno de gente. El más comercial, pero lleno de curiosidades, casas gigantes de pan de especias, trenecitos de Navidad y el ayuntamiento al fondo…

Para comer algo, el mercado del Belvedere. Salchichas, punsch, patatas, “bolas de nieve” de galleta, Käsespätzle, castañas, Marillenkrapfen … y para sólo beber, Karlsplatz, con braseros calientes para compartir un punsch (o dos) durante un buen rato… O el del SchönbrunnFreyung,  Maria-Theresien-PlatzAltes AKH

Y en los puestos… desde las más clásicas tallas en madera, bolas de cristal, ángeles y lazos…

… hasta sirenas, Papa Noeles moteros, bailarinas, camiones de bomberos… todo cabe en esta Navidad.

Y es que en Austria la gente sale a la calle en Adviento. Se preparan galletas, se espera a Nikolaus (o a Krampus) y se sale en grupos a tomar Punsch. A reponer fuerzas para el largo invierno que queda por delante. Porque a partir de enero las calles se vacían, la gente se queda en casa, el frío no gusta… pero ahora no, ahora es tiempo de salir, beber y celebrar. Jovenes y mayores, todos quedan para brindar y probar los cientos de punsch distintos. Viejecitas, señores con corbata, adolescentes (si, hay Kinderpunsch sin alcohol también…), familias, amigos…

Nosotros hoy nos tomaremos si nos da tiempo el último de la temporada, que tenemos que hacer corriendo las maletas…

Aunque no creáis que sois los únicos que habéis empezado con las comilonas navideñas, ¡que por aquí nos estamos poniendo también las botas!

¡Feliz Navidad a todos!

Anuncios