Helados con estilo en Viena

Hace calor. Mucho. Uno relaciona Austria con la nieve y el frío, pero nunca se piensa el calor que hace en verano. Ahora mismo estamos en alerta por calor, con máximas de 35º. Y me acuerdo de los ricos helados que nos hemos comido esta primavera en Viena, y que tenía pendiente mostraros.

Tanto en Viena como en Linz, y supongo que en el resto de Austria, les pirran los helados. Hay miles de heladerías (5 en la pequeña plaza principal de Linz, sin ir más lejos), y todas tienen cola. Sale un rayito de sol y los austriacos se vuelven locos por un helado.

En Viena hay algunas muy buenas y tradicionales, como Zanoni o Bortolotti. Pero últimamente han ido abriendo otras más modernas, con toques que les hacen ser diferentes, que me encantan.

Mi preferida, Eis-Greissler, en Rotenturmstraße 14. Preciosa, alguien me contó que son una familia que elaboran sus helados de forma artesanal con su propia leche ecológica. Y la verdad es que tienen helado de sabores muy originales hechos con leche y fruta ecológica, y también helados para veganos. Pero lo mejor es que están espectacularmente buenos. Un punto de cremosidad increíble en su justa temperatura. Además a muy buen precio: cono de helado con dos bolas hermosas: 2,20€. Y el sitio, pequeñito y sin mesas, una monada.

El único problema las laaaaaaaargas colas. Pero avanzan rápido. Y el helado lo merece. Los nuestros la última vez fueron de galletas de mantequilla y chocolate para Samu y de semillas de amapola y arándanos para mí…

El nuevo descubrimiento de este año: Kurt Forzen Yogurt. también muy céntrico, en Schultergasse 2. Yogurt helado. Tres sabores a elegir: natural, sauco (el más rico) y mango, que puedes combinar. Por encima toppings: chocolate, caramelo, salsas, fruta, brownie, cookies…

Este es algo más caro. Algo así como 3€ el pequeño con 2 toppings, y 4€ el medianos (los de la foto) con 3 toppings.Elijáis el sitio que elijáis… una delicia comerse el helado sentados en el canal, disfrutando de la vida Vienesa…

Anuncios