Otoño…

Otoño

Desde la última vez que escribí han pasado más de dos meses. Y muchos viajes y escapadas, la verdad.

Vacaciones fantásticas en Croacia. Dos semanas de muchos kilómetros, muchos baños, ciudades medievales, aguas azules, islas y más islas…

A la vuelta a Austria, ya a mediados de septiembre, aterrizamos de lleno en el otoño y nos topamos de lleno con la realidad: en Austria ya era otoño y además había llegado con fuerza.

Temperaturas poco por encima de los 0°, aunque brillara el sol. Pero los fines de semana el tiempo dió alguna tregua, así que pudimos disfrutar de unos agradable paseos de otoño.

Setas

Las hojas empezaban a cambiar de color, y aunque quedaba mucho verde todavía, las setas y hongos decidieron ya era otoño, que ellas estaban listas ya.

La subida a Schonberstein no es larga pero si empinada. Preciosa por el bosque.

Y las vistas desde arriba… prometen. Pudimos disfrutar de una estupenda vista a las nubes y comer el bocata al sol. De nuevo bajar intentando no resbalar mucho, aunque no sea fácil.

Schonberstein Rumbo a Viena

Pero todavía no estábamos dispuestos a sacar la ropa de frío. Nos esperaba una semana a principios de octubre a caballo entre Madrid y Bilbao, con temperaturas veraniegas, que disfrutamos mucho, mucho, mucho.

Fui con ganas de abrazar. De achuchar. Y creo que lo hice. Muchos reencuentros, conocer a nuevas personitas, más reencuentros. Gente a la que puede hacer 3 o 10 meses, o incluso 3 años que no ves, y sentir como aunque muchas cosas cambien, otras muchas siguen igual.

Todos los ratitos me supieron a poco. Pero creedme que los saboreé. Amigos, familia, cañitas, comida y más comida, paseos, cafés, excursiones, más amigos. No hay fotos. Me limité a disfrutar de cada momento…

Y ya de vuelta en Austria. Ahora sí que es otoño. Las temperaturas han caído en picado y las cumbres de las montañas ya se ven blancas. Ya tenemos ruedas de invierno y los jerseys de cuello vuelto a medio sacar del trastero.

Pero de mientras hemos tenido tiempo de preciosos paseos por el Danubio. Disfrutar de todos los tonos dorados posibles. Del sol que cuando quiere aún puede calentar las mejillas. De rincones de Austria que no dejan de sorprender…

Paseando por el Danubio en Octubre

Del invierno a la primavera

Öztal

…Y entonces pasamos de disfrutar del último día de invierno al primero de primavera.

Ya que parecía que no íbamos a poder esquiar, decidimos volver poco a poco hacia Linz, parando por el camino en todos los pueblos que se pusieran en nuestro camino.

Comenzamos por el Valle de Ötz – Öztal. Aunque nos quedó la espinita de verlo en verano, con la cascada más larga del Tirol, el poblado de los Ötzi (una cultura de la edad de hielo que vivió en este valle) y todas las excursiones que promete, pudimos disfrutarlo un poco.

Öztal

Tras parar en alguno de los pueblos de camino y pasear un poco, decidimos acercarnos hasta la cascada de Stuibenfall. Como el tiempo no estaba muy estable, en vez del camino de uno 40minutos desde el parking cogimos una carretera que llevaba a un mirador. Subimos y subimos y subimos. Hasta que llegamos justo a la altura donde comenzaban las nubes. Justo ahí estaba el mirador. Se oía la cascada, pero no se veía nada. 20m más abajo no había niebla, pero no había ningún camino intermedio… otra vez será.

130419 Öztal, Sölden - Obergurgl1-001 copy

La siguiente parada fue Ötz, dicen que el pueblo más bonito del valle. Lo es, y es una delicia pasear por sus calles. Pero más aún servir la primavera vibrar. Hubo un momento en el que sólo se oían las ovejas, los riachuelos, las campanas de los pueblos y miles de pajaritos. Olor a flores, a hierba mojada y a chimenea… un momento de esos que quisieras congelar y llevar contigo…

Innsbruck
Ya de vuelta a la realidad, fue un placer redescubrir Innsbruck, capital del Tirol. Rodeado de montañas, tiene un casco antiguo precioso. Pero también mucha vida, bares y restaurantes modernos, muchísimas tiendas de diseño, mezcladas con las pastelerías y cafés tradicionales. Samu se quería quedar a vivir allí (hay un remonte para esquiar desde la propia ciudad) pero había que seguir el camino.

Innsbruck 2A tan sólo 8 kilómetros de Innsbruck está Hall. El descubrimiento del día. Un pueblo encantador donde cada callecita es preciosa, donde pasear mirando para arriba, sin poder parar de hacer fotos. Sus calles además esconden mucha historia: En el siglo XV era una ciudad muy rica gracias al oro y la plata, lo que se refleja en los edificios, tanto los públicos como el ayuntamiento o el castillo, como en los caserones casi ocultos en las callecitas del centro.

Hall in Tirol 3

El castillo fue además casa de la moneda durante más de 300 años, y aquí se acuñaron los primeros Thalers de plata, las monedas que darían origen al dólar.

Hall in Tirol

Hall in Tirol 2

Y un día, de pronto… llega la primavera

primavera en Linz

…Y Linz se viste de amarillo. Todo estaba gris. Un día, de repente, amarillo. Amarillo por todas partes.

Este fin de semana ha sido bastante intenso, para variar. Pero la primavera ya está aquí, y no podíamos quedarnos en casa. No llueve, suben las temperaturas… pero quisimos hacer una última ruta con algo de nieve por las montañas cercanas.

Nos llevamos las raquetas por si acaso. Pero no es que hubiera algo de nieve, había muchísima. Así que el paseo se convirtió en una preciosa ruta de 6 horas con las raquetas, con muchísima nieve, muy buena temperatura, bastante adrenalina, y una buena paliza.

Karleckrunde 1

Descubrimos unos paisajes preciosos que no esperábamos y estuvimos todo el día casi sin cruzarnos con nadie, disfrutando de la nieve y la montaña.

Karleckrunde

Pero cuando llegamos a casa… nada de parar. Linz está de fiesta. El jueves inauguraron el nuevo Musikteather, el teatro de la música. El acontecimiento del año. En el centro de la ciudad, para mi gusto muy bonito, por dentro y por fuera, uno de los mayores y más modernos escenarios de Europa. Y lo están celebrando claro.

Por ello por la noche había un mega-espectáculo de La Fura dels Baus en la fachada del teatro. Y no podíamos perdérnoslo.

Musikteather 1

Fue espectacular. Una interpretación-resumen de la Ópera de Wagner Parsifal. Estructuras voladoras, actores por los aires, fuegos artificiales, y una impresionante marioneta de 10m de altura que parecía cobrar vida delante del teatro. Además, para la actuación, se han seleccionado a 40 voluntarios de la provincia, que son los personajillos blancos que veis por los aires.

Musikteather 2

El espectáculo nos gustó, pero no logramos seguir la trama, que como toda ópera, era bastante lenta y se nos hizo un poco largo. De echo hemos intentado leer la trama ya en casa y tampoco hemos logrado entenderla del todo, aunque ahora lo que vimos tiene mucho más sentido.

Hoy domingo, con el día totalmente primaveral, tocaba seguir disfrutando un poco más de Linz. En el Altstadt, la ciudad vieja, la parte más antigua de Linz (y la más bonita) hacían un día de puertas abiertas. Visitas guiadas, tiendas abiertas, patios interiores abiertos…

linzer altstadt 2

Son tan sólo tres calles y un par de plazas, pero el Altstadt es como un pueblito, encantador. Su mejor momento es el verano, cuando se llena de terrazas, donde sentarte al fresquito a tomar una cerveza y disfrutar de la tranquilidad de la zona.

linzer altstadt 1

Hoy estaba lleno de gente, con ambiente festivo, lo hemos disfrutado. Y hemos aprendido un montón de cosas de la historia de la ciudad, como cual es la casa más antigua, por qué hay callejones estrechos, por qué en la plaza no hay iglesia o por qué hay un elefante en una de las fachadas de la plaza.

Tendréis que venir a verlo si queréis saber por qué…