20140309_133059 copy

El blog totalmente desactualizado, sí…

Pero es que desde que volvimos de vacaciones de Navidad, he estado dos veces en China (por trabajo), una en Amsterdam (más trabajo), hemos hecho amigos nuevos, hemos esquiado todo lo que hemos podido, nos hemos apuntado a escalada y a aquagym, hemos ido a clases de alemán, hemos cambiado de gimnasio, hemos tenido goteras en casa, hemos colgado cuadros y cortinas que teníamos pendientes desde hace dos años (sí, llevamos dos años casi en Linz…), nos hemos comprado esquís nuevos, me he comprado un casco, Samu ha ganado un casco, hemos esquiado con lluvia, con nieve, con sol, con niebla, solos y en buena compañía, nos hemos desbordado de trabajo, nos hemos relajado en el Tirol, hemos superado algún resfriado, mucho jetlag y un esguince de tobillo, hemos hecho alguna excursión, tenido sobris postizos (aunque sean de amigos, estén muy lejos y no podamos achuchar), …

2014 invierno copy

Y así, ha pasado el invierno más cálido en Austria que se recuerda, sin encender la calefacción, disfrutando de la poquita nieve que ha caído, trabajando mucho pero exprimiendo cada minuto del tiempo libre… vamos, como siempre.

2014 invierno3 copy 2014 invierno2 copy 2014 invierno1 copy

Reencuentros

Trier 1

Te levantas un día y tienes clara la siguiente aventura. Lías a unos y a otros, y les convences (sin esfuerzo) de meteros un viaje de 700km de día y otros tantos de vuelta para el puente de 3 días de octubre. Todo para ver a dos buenos amigos, para un reencuentro esperado, unos abrazos que ya son necesarios, muchas risas que se echaban de menos…

trier 4

Muchos kilómetros para 3 días. Pero que se compensan con creces. Con charlas infinitas, con toneladas de comida, con ricos vinos que traen confesiones sorpresa, con castillos de cuento, risas y más risas, paisajes otoñales, abrazos, más risas, más charlas y más abrazos.

Trier 3

No hay nada como estar como una cabra y siempre animada a lo que haga falta… y estar rodeada de gente que te sigue la corriente. Porque Laura tuvo que meterse 400km extra entre ida y vuelta. Porque Samu aguantó con la sonrisa puesta las horas y horas en el coche de dos amigas que hacían meses que no se veían y a las que no les gusta hablar apenas… (vale, le sobornamos con chuches y chocolate…) Y porque Ana Laura y Dirk fueron tan buenos anfitriones como siempre.

Trier 2

Hay que ir organizando ya la siguiente…

Nuevos aires…

fin de semana de primavera

Muchas veces la vida nos lleva por caminos que no esperamos. Nos hace tomar decisiones que nunca hubiéramos imaginado. Mudarnos a ciudades distintas, empezar de nuevo, poner el contador a cero y arrancar desde el principio.

Pero es bueno saber que hay cosas que no cambian. Salir corriendo un domingo a echar una mano con la mudanza, no importan los kilómetros ni el esfuerzo.

fin de semana de primavera 3

Recibir una visita que ya tocaba. Pasar un fin de semana sin parar de charlar, de reir, de imaginar, de descubrir…

fin de semana de primavera 1

Conocer gente nueva, y saber que los de siempre están ahí, no importa la distancia. Nos veremos menos, pero cuando nos veamos, sabiendo que seguirá siendo lo mismo.

Mucha suerte amigas en las nuevas aventuras. En los nuevos comienzos. Abrid bien las velas que soplan nuevos vientos y hay que aprovecharlos.

fin de semana de primavera 2

[Un fin de semana fantástico, por fin buen tiempo, redescubriendo lugares a los que no me canso de volver, y en estupenda compañia… No digo inmejorable, que se podría completar con los que faltaban…]

Sol y buena compañía en Grünau

grunau con sue

Tras un par intentos fallidos de esquiar con algunos amigos Vieneses, por fin ayer fuimos con Sue a Grünau. La cita se había hecho esperar, pero valió la pena.

Un tiempo perfecto, la nieve fantástica, las pistas impecables, el sol radiante (aunque no calentara mucho)… Un día estupendo.

esquiando en Gruenau

Grünau nos gustó mucho. Buen precio, pistas largas e interesantes, preciosas vistas… Prácticamente todas las pistas discurren entre pinos, lo que siempre es muy bonito, y más después de lo mucho que ha nevado esta semana. A tan sólo una hora de Linz, poca gente… ¿Se puede pedir más?

comiendo en Gruenau

Además, por si fuera poco, comimos muy bien, aconsejados por la experta local. Schiwasser (agua con sirope de frambuesa), Goulaschsuppe (sopa de goulasch), Krautfleckerl (pasta con col) y Germknödel. Nos costó un poco volver a mover el culo después de semejante comida, pero conseguimos todavía disfrutar un rato más de las pistas, siempre con una sonrisa en la cara, ¡que bonito el paisaje! Después de una temporada de esquí en la que sólo hemos visto niebla… que maravilla.

gruenau

Nos llamó muchísimo la atención la cantidad de gente haciendo esquí de travesía. Subiendo pista arriba o entre los pinos, para luego bajar esquiando tranquilamente. No sabemos si era el día que acompañaba, o que en Grünau es muy popular.

Es una estación bastante baja (1600m el punto más alto), con lo que la temporada no es muy larga, pero al estar al comienzo de las montañas, es muy accesible y se llega muy rápido desde Linz.

Gruenau en buena compania

Aunque echamos de menos a los amigos que nos faltaron, fue un día para recordar. Que bien vienen las sillas y los remontes para cotillear agustito… Que suerte tuvimos con el tiempo, lo bueno se ha hecho esperar, pero ha merecido la pena.

panorama grunau

Datos: Kasberg-Grünau
– Km esquiables: 40 km
– Precio: 34,5€
– Comidas en pistas: buen precio, muy buena calidad
– Parking junto a las pistas gratuíto, pero algo alejado si no eres de los primeros. Hay un autobús gratuito cada pocos minutos hasta la taquilla
– Estación de tren: Grünau (a 5 km de la estación). Autobús gratuito hasta las pistas
– Altura: 620-1600m
– Dificultad:

  • Alguna pista azul ancha, estupenda para aprender, pero la mayoría de las azules son caminos estrechos (bonitos y largos pero no perfectos para aprender).
  • Para nivel intermedio-alto: varias pistas rojas con buena pendiente y bien pisadas, pero cortas (600-700m de longitud). A excepción de la pista 1 (bajada hasta el valle) que es bastante larga (4km)
  • Pistas negras: algún enlace entre pistas
  • Fuera de pista: No hay itinerarios señalizados y no se ve mucho fuera de pista a los que no se llegue sin esquí de travesía
  • Resumen: Buena estación para esquiadores intermedios y altos. Pistas rojas interesantes

Finde de amigas y anexos II

II finde amigas y anexos

Si a principios del año pasado celebramos el I Fin de semana internacional de amigas y anexos en condiciones extremas, antes de Navidad este grupo de valientes quiso repetir. Y como no, eligieron una semana de frío y nieve impresionante.

Pero contra todo pronóstico, el viernes dejó de nevar y salió el sol… Así que pudimos disfrutar de una preciosa ruta por un Salzkammergut rebosante de nieve recién caída.

amigas y anexos Traunsee

Si Hallstatt en verano es precioso, en invierno tiene un encanto especial, aunque haya que comerse un Käseleberkäse en la calle con los pies fríos…

amigas y anexos salzkammergut

Todo sea por llegar a tiempo a ver el mercado de Navidad de Sankt Wolfgang. Todo el pueblo se convierte en un mercadillo. Precioso, y más bonito y divertido aún según van cayendo los puntsch, glühwein, tés con ron, cubatas calientesamigas y anexos mercadilloSalzburgo nos espera con más nieve. Para desesperación de algunos y alegría de otras ¿verdad Andrea? Mucho frío, muchas cuestas, muchas risas, mucha nieve, salchichas, goulaschsuppe, guerras de bolas de nieve, más mercados de Navidad…

amigas y anexos en salzburgo

Y enseguida rumbo a Munich. Si había un imprescindible en el fin de semana era la cena en la cervecería HB. Codillos y mucha, mucha cerveza. Y no, incrédulos, Andrea no está posando en la foto, ¡está bebiendo cerveza!

amigas y anexos en munich 1

Y aunque el grupo se fue disolviendo, todavía quedaba un día de paseos por Munich, más mercadillos y más puntsch. Y más frío, y más nieve… que no os engañe ese cielo azul…

amigas y anexos en Munich

Otro fin de semana para recordar con una gran sonrisa. Gracias chicas, y sobretodo chicos, por apuntaros a un bombardeo. Habrá que ir organizando el próximo… en… ¿China? … ¿Brasil? … Quien sabe…

Seguimos aquí…

Diciembre fue puro estrés. Entre muchísimo trabajo, muchas (y geniales) visitas, nieve, alguna escapada a Viena, y que las vacaciones estaban a la vuelta de la esquina, el mes pasó como un suspiro.

Y las Navidades ¡más aún! Empezando porque me cancelaron el vuelo al ir debido a las nevadas, con lo cual ya tuve que empezar aplazando comidas y cenas. Linz-Madrid-Bilbao-Madrid-Granada-Málaga-Granada-Madrid-Bilbao-Madrid-Linz. Dos semanas. Echen cuentas.

(Eso si, aunque me dejé muchísima gente por ver, las vacaciones me supieron a gloria, los reencuentros más y no había quien me quitara la sonrisa…)

granada - rumbo a viena

Encadenamos con gastroenteritis, seguida de gripazo, con depresión post-vacacional en medio… no tenía mucho que contaros en el blog, la verdad.

Pero ya hemos retomado la normalidad.

Nieve en Linz - rumbo a Viena

Lo mismo nieva tanto que todas las quitanieves del país no llegan para quitarla, que sale un día como hoy de 12º (no, esto no es lo normal, tranquilos). Mucho trabajo, mucho más trabajo (¿he dicho que tengo mucho trabajo?)…

fin de semana en Viena

Pero hubo una escapada a Viena para cargar pilas de nuevo. Perfecta compañía, muchas risas, comer rico, pasarlo genial sin necesitar nada más…

esquiando en Hinterstoder

Y ya hemos estrenado nieve, un día esquiando, otro con las raquetas, Samu una semana entera en el Tirol…

Y nos hemos apuntado al gimnasio, y hemos empezado con muchas ganas, sobretodo unos más que otras…

Y tenemos una temporada de nieve cargada de planes para disfrutarla, de no parar, como siempre…

raquetas en Austria - rumbo a Viena

Así, en modo telegrama, ya sabéis por qué tengo esto tan abandonado. Necesitaba vacaciones de ordenador, de escribir, de cocinar y hasta de cámara de fotos. Pero ya se me ha pasado…

 

Vacaciones en Grecia II

(¿Te has perdido la primera parte del viaje? Pincha aquí)

Día 5 (II): Llegada a Corfú

Ana nos había estado insinuando que íbamos a alucinar al llegar a Corfú. Pero no nos había preparado lo suficiente. Al bajar del ferry nos recogió el señor de la casa, que nos guió por carreteras que no terminaban nunca a lo que parecía el fin del mundo. Si, al llegar a Villa Paramonas, la casa que teníamos alquilada para tres noches, alucinamos.

Terraza con vistas al mar. Piscina y jacuzzi. Zona de barbacoa y bar, con equipo de música, pingpong, zona de comedor… en la piscina. Jacuzzis en las habitaciones. Todo impresionante…

Ir a buscar algo para cenar, comerlo todos juntos, y cinco minutos después ya estábamos todos metidos en el jacuzzi y algunos valientes en la piscina. Suerte que no hacía nada de frío, porque allí estuvimos horas y horas…

Día 6: Corfú

Aunque algunos habíamos prometido no salir de esa casa nunca más, al día siguiente nos fuimos a ver la ciudad de Corfú o Kerkira.

Corfú son carreteras de curvas infinitas, bosques de olivos gigantestos, valles, cipreses, gatos, más olivos retorcidos, más curvas, retorcidas como los olivos, playas, pueblos auténticos… una isla para descubrir con más tranquilidad, y mejor tiempo.

Kerkira nos gustó, aunque en verano tiene que ser un infierno turístico. Callecitas de casas destartaladas con la ropa colgada, miles de tiendas de souvenirs, las fortalezas…

Por la tarde una visita relámpago a Kanoni y de vuelta a la casa, que queríamos ver atardecer desde la terraza. No lo conseguimos, pero casi.

Y luego, relax, barbacoa, y hacer de las nuestras. Esta vez fuimos dioses griegos. Cada uno caracterizado. ¿ Adivináis cuales eramos nosotros?

Día 7: Corfú

El séptimo día estaba reservado para conocer la costa norte de la isla. Pero el día amaneció nublado, con viento y frío. Lo que debían ser aguas turquesas eran fondos grises. Las playas desiertas nos parecían abandonadas. Lo que debía haber sido un día precioso pasó sin pena ni gloria… habrá que volver, seguro.

Café Frapé, charlas y despedirse de la casa, que el día siguiente se presenta duro.

Día 8: Peloponeso

Tras coger el primer ferry nos tocaba una buena sesión de carretera, para llegar a la siguiente sorpresa. Un tren de cremallera que lleva a Kalavrita. Una hora de ascenso a lo largo de un barranco, con los preciosos colores del otoño, el aire fresco entrando por la ventana, disfrutando del paisaje y riendo muchísimo con nuestras tonterías y las del conductor, que estaba encantado de que Laura le tocara el pito (Juanjo, tú no leas esto…).

Al llegar arriba nuestros dos guías tuvieron que bajarse a por los coches para poder seguir al día siguiente la ruta, y los demás nos dimos un paseo por la zona y les esperamos tomando un cafecito, porque había más sorpresas.

Resulta que en el hotel de Kalavrita, también había spa. Pues nada, habrá que seguir sufriendo, entre chorritos, saunas, masajes en cadena y coronas de laurel, que ya no nos quitamos…

Día 9: Peloponeso

Cave of the Lakes. Visitar unas cuevas cuyo mayor reclamo es un lago subterráneo, pagar 9€, que la guía además de no hablar inglés sea una sosa y que el lago esté seco te deja mal sabor de boca para un buen rato.

Pero quedaba mucho día por delante. La fortaleza de Nauplio, con las vistas del mar turquesa, la costa, el sol.

Atravesar carreteras con cientos de naranjos, que daban ganas de parar el coche y coger algunas naranjas (porque estaban verdes, que si no…)

Llegar a Micenas y que esté cerrado, así que correr hasta Corinto, para subir a Acrocorinto antes de que se haga denoche. Una fortaleza que comenzó siendo templo de Afrodita y que albergó después todo tipo de culturas. En su interior hay restos desde de una iglesia a una mezquita. Y ver atardecer. Y comer a las 5 y mucho a la salida…

Un paseo por Loutraki, unas cervezas y cenar pescadito frito…

Día 10: Peloponeso-Atenas

Nos habíamos dejado muchas cosas sin ver. Así que aunque el último día estaba dedicado a relajarse, pasear y darse un buen baño, decidimos que nos volvíamos a ver lo que nos había quedado en el tintero.

Primera parada, Micenas. Probablemente las ruinas que más me han gustado. Con más de 3000 años de antigüedad, es impresionante cómo se conservan construcciones como la tumba Agamenón, la puerta de los leones o el aljibe.

Epidauro. Con el anfiteatro impresionante, y otro montón de edificaciones, de las que están restaurando parte y dan una buena imagen de lo que fue. Una pena que no pudimos verlo con calma, pero el día es corto en noviembre y tiene que dar tiempo a todo.

El canal de Corinto es corto, pero impresionante. Menos de 7km de tierra separan el mar Egeo con el Golfo de Corinto. Un corte en la roca de 23 metros de ancho y más de 40m de profundidad permite el paso…

Y ver anochecer desde el agua. Bañándonos en el mar Egeo entre las ruinas del templo de Hera, erizos de mar y peces. Un final para recordar…

Pero todavía quedaba volver a Atenas y hacer un fin de fiesta como se merecía, aunque nos costara encontrar un bar en condiciones…

Día 11: Souvenirs y despedidas. 

Esto es sólo un mini-resumen. El viaje ha sido mucho más. Risas, saltos, siestas, fotos, comida riquísima, amigos, aprender palabras en griego (o algo así), transportar una sandía gigante en la furgo durante días, miles de gatos, pelearnos por los tardones, la adicción al Whatsapp o el chandal, masajes, pagar los peajes con las coronas de laurel puestas, descubrir el lado kamikaze de Sergio, más risas, agua marca Quechua, historia, aceitunas, feta gratinado, cervezas, hacer sonar el “chipirón” por los pueblos… pero todas esas historias hay que contarlas con una cerveza delante…