Reencuentros

Trier 1

Te levantas un día y tienes clara la siguiente aventura. Lías a unos y a otros, y les convences (sin esfuerzo) de meteros un viaje de 700km de día y otros tantos de vuelta para el puente de 3 días de octubre. Todo para ver a dos buenos amigos, para un reencuentro esperado, unos abrazos que ya son necesarios, muchas risas que se echaban de menos…

trier 4

Muchos kilómetros para 3 días. Pero que se compensan con creces. Con charlas infinitas, con toneladas de comida, con ricos vinos que traen confesiones sorpresa, con castillos de cuento, risas y más risas, paisajes otoñales, abrazos, más risas, más charlas y más abrazos.

Trier 3

No hay nada como estar como una cabra y siempre animada a lo que haga falta… y estar rodeada de gente que te sigue la corriente. Porque Laura tuvo que meterse 400km extra entre ida y vuelta. Porque Samu aguantó con la sonrisa puesta las horas y horas en el coche de dos amigas que hacían meses que no se veían y a las que no les gusta hablar apenas… (vale, le sobornamos con chuches y chocolate…) Y porque Ana Laura y Dirk fueron tan buenos anfitriones como siempre.

Trier 2

Hay que ir organizando ya la siguiente…

Verano sin parar por casa…

Ni asomamos la cabecita por aquí. Podríamos decir eso de “cerrado por vacaciones”. Pero no es verdad. Pero aún sin vacaciones (hasta ahora) intentamos aprovechar cada segundo del verano y me cuesta sentarme delante del ordenador.

Más que verano, casi podríamos decir que en Linz está haciendo una primavera larga y agradable… cuando deja de llover da gusto pasear, sentarse en una terraza o ver atardecer. Pero cierto que también hemos tenido algunos días de mucho calor, aunque contados.

Pero eso no ha impedido que tengamos visita, nos vayamos de camping, sigamos descubriendo tanto Linz como Austria, comamos bien, nos bañemos en lagos entre montañas, nos juntemos con amigos, subamos montañas o nos asomemos a puntos hiper turísicos, pero que merecen mucho la pena.

Passau, Schärding, Dachstein, Halsttat, Hohe Tauern, Salzkammergut, Traunsee, Viena… ya os lo contaré todo con calma. Pero de momento aquí quedan algunas fotos, para ir abriendo boca.

¡Feliz verano!