Otoño…

Otoño

Desde la última vez que escribí han pasado más de dos meses. Y muchos viajes y escapadas, la verdad.

Vacaciones fantásticas en Croacia. Dos semanas de muchos kilómetros, muchos baños, ciudades medievales, aguas azules, islas y más islas…

A la vuelta a Austria, ya a mediados de septiembre, aterrizamos de lleno en el otoño y nos topamos de lleno con la realidad: en Austria ya era otoño y además había llegado con fuerza.

Temperaturas poco por encima de los 0°, aunque brillara el sol. Pero los fines de semana el tiempo dió alguna tregua, así que pudimos disfrutar de unos agradable paseos de otoño.

Setas

Las hojas empezaban a cambiar de color, y aunque quedaba mucho verde todavía, las setas y hongos decidieron ya era otoño, que ellas estaban listas ya.

La subida a Schonberstein no es larga pero si empinada. Preciosa por el bosque.

Y las vistas desde arriba… prometen. Pudimos disfrutar de una estupenda vista a las nubes y comer el bocata al sol. De nuevo bajar intentando no resbalar mucho, aunque no sea fácil.

Schonberstein Rumbo a Viena

Pero todavía no estábamos dispuestos a sacar la ropa de frío. Nos esperaba una semana a principios de octubre a caballo entre Madrid y Bilbao, con temperaturas veraniegas, que disfrutamos mucho, mucho, mucho.

Fui con ganas de abrazar. De achuchar. Y creo que lo hice. Muchos reencuentros, conocer a nuevas personitas, más reencuentros. Gente a la que puede hacer 3 o 10 meses, o incluso 3 años que no ves, y sentir como aunque muchas cosas cambien, otras muchas siguen igual.

Todos los ratitos me supieron a poco. Pero creedme que los saboreé. Amigos, familia, cañitas, comida y más comida, paseos, cafés, excursiones, más amigos. No hay fotos. Me limité a disfrutar de cada momento…

Y ya de vuelta en Austria. Ahora sí que es otoño. Las temperaturas han caído en picado y las cumbres de las montañas ya se ven blancas. Ya tenemos ruedas de invierno y los jerseys de cuello vuelto a medio sacar del trastero.

Pero de mientras hemos tenido tiempo de preciosos paseos por el Danubio. Disfrutar de todos los tonos dorados posibles. Del sol que cuando quiere aún puede calentar las mejillas. De rincones de Austria que no dejan de sorprender…

Paseando por el Danubio en Octubre

Anuncios

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos encanta saber lo que te ha parecido!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s