Cerrado por mudanza…

No, cerrado no, pero de mudanza sí. Bueno. ya no. Bueno, abriendo cajas. Y Samu haciendo de Heidi por el Tirol… ¿Y si voy por partes? mejor sí, ¿no?

Por fin, tras pelearnos con un montón de inmobiliarias, visitar un montón de pisos de lo más “peculiares” y algún otro que nos ha puesto los dientes largos… ya tenemos piso. Es pequeñito, acogedor, super céntrico, y esperamos que muy bonito. Tendréis que venir para dar vuestra opinión.

Así que llegó el momento de la mudanza. Al final tuvimos suerte y pudimos traer las cosas de Viena al piso nuevo sin tener que pasar por un guardamuebles ni hacer dos mudanzas. Eso, además de tiempo, nos permitió ahorrar y alquilar la furgo “tan sólo” 24 horas. Que menudas 24 horas…

Recoge la mega-furgo a las 7,30 de la mañana, conduce hasta Viena, pilla un graaaan atasco por el trayecto perdiendo más de media hora (en hora y media de camino). Y a por ello.

Menos mal que vino Ana Laura a echarnos una mano (graciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas) pero aún así tardamos unas cuantas horas más de lo que pensábamos… tras toda la paliza, comer un kebab gigante (de los que solemos coger para compartir) a las 4,30 de la tarde ¡y salir pitando para Linz!

La idea inicial era llegar a Linz, descargar, e ir a Ikea a por los armarios, para amortizar la furgo y no tener que volver a coger una más adelante.

Llegamos a Linz con la furgo hasta los topes a las 7 y algo… Ikea cierra a las 9… ¿Imposible? ¡Nunca! 50-minutos-para-descargar-todo-lo-que-podamos, llega-a-Ikea-20-minutos-antes-de-que-cierren, uno-baja-al-almacén-a-por-las-cosas-de-la-lista, la-otra-sube-a-hacer-el-pedido-de-las-puertas, nos-vemos-en-la-caja…

Si, señores, nos hemos comprado un armario de 2,5m x 2,5m en 20 minutos. Y nos ha dado tiempo a llevarnos un molinillo de pimienta sin pagar (sin querer) y tomarnos una cocacola mientras sacaban el pedido.

Y es que llevábamos la lista de artículos hasta con el número de balda escrito. La chica de los armarios alucinó cuando se lo conté…

Pero aquí no acaba la cosa… quedaba descargar lo más gordo. Los armarios de Ikea, que tuvimos que sacar de las cajas para subir tabla a tabla (menos mal que vivimos en un primero…) porque pesan una barbaridad. Media furgoneta de cajas. Los armarios viejos. La lavadora.

Y claro, hubo varios momentos críticos…

Uno cuando Samu insistió que la lavadora se iba al Danubio. Lo repitió y lo repitió hasta que le miré con cara de “o te callas o al Danubio vas tú” (si, todos conocéis esa cara mía). Al final la lavadora está en el trastero. Porque en realidad no la queremos más que para venderla porque aquí ya hay…

El más gordo, cuando no eramos capaces de dar un paso con el armario a cuestas y teníamos que subirlo por la escalera… y ya no podíamos más. 1 de la mañana, desmontar un armario de los que lleva el fondo clavado con clavos en mitad del descansillo y el otro dentro de la furgoneta que estaba casi dentro del portal, es una experiencia que todo fan de Ikea debería vivir… (pedir referencias a los vecinos)

Me quedo como conclusión, con una reflexión en uno de los viajes pa’rriba y pa’abajo… “¡¡Pues si que están bien hechas las casas para no caerse con lo que pesan los muebles!!”

Repostar, comprar 2 sandwiches en la gasolinera para cenar a las 2 y pico de la mañana, devolver la furgo…

Y a las 10 habíamos quedado de nuevo en Viena con la casera para recoger la fianza. Y antes teníamos que llegar con tiempo de recoger “un par de cosas” (el coche lleno otra vez) y limpiar… Pero ya aquí hay poca anécdota, aparte de la pizza en el Vapiano, camino de ida, camino de vuelta, viaje al otro piso de Linz para recoger las cosas… y montar el sofá, la cama y la mesa antes de acostarnos. ¿Quien dijo dolor?

Pero ya. Estamos. Rotos. Contentos. Con una pasta que nos hemos ahorrado en mudanzas (nunca más… hasta la próxima, supongo). Con el salón lleno de cajas. El armario montado pero sin puertas. Y Samu en el Tirol haciendo un curso y dejando que organice yo la casa para encontrársela bonita a la vuelta… los hay con morro 🙂

Anuncios

3 pensamientos en “Cerrado por mudanza…

  1. Hola. Me encanta la foto que has colocado al principio ¡Vaya paisaje! es como de cuento.
    Enhorabuena por haber sobrevivido a otra mudanza. Cada mudanza es como si fuera un cambio de camisa para una serpiente, como un recapacitar sobre todo lo que vas acumulando en tu mochila, revisarlo, guardar una cosas y tirar otras, colocar y volver a empezar en otro lugar… Así es la vida: algo termina para dejar sitio a otro comienzo.
    Os deseo mucho éxito en todo lo que iniciéis. Y espero que nos veamos pronto.
    Muchos besos y abrazos para los dos.

  2. Chicos, después de leer el relato de la mudanza, a la abuela y a una servidora nos duele todo!!. Sois los superhéroes del barrio!. jajajajaa!!. Un beso de parte de las dos, y mucha suerte en esta nueva andadura!

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos encanta saber lo que te ha parecido!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s