Perú, diario de viaje. Día 2 (II) – Paracas: Reserva de Paracas y Oasis de Huacachina

11.06.11 Paracas (II)

Nada más llegar de la excursión de las islas Ballestas, y aún con la sonrisa en la cara, nos espera un minibús para seguir con la apretada agenda del día. Nos vamos a la reserva Natural de Paracas.

Paracas significa lluvia de arena, lo que nos da una idea de lo árido del lugar. El desierto de Paracas es parte del gran desierto de Atacama, el más árido del planeta. Ya nos habíamos hecho una idea del paisaje desde el barco, pero ahora vamos a entrar en él para verlo mucho mejor.

Tiene una gran variedad de colores, provocada por los distintos materiales que forman las dunas: blanquecino, amarillento, rojo debido al hierro… lo que le da un aspecto muy particular.

Nada más entrar en la reserva vemos a lo lejos algunos flamencos (cuando nos lo dijeron en la agencia nos esperábamos algo más que distinguir con los prismáticos pequeños puntos rosas), y pequeños fósiles marinos.

Algo curioso: La carretera es de sal. ¡Asfalto ecológico! Al ser una reserva natural, no se puede asfaltar, de forma que los caminos para circular están hechos con una capa de sal endurecida, sacada de las salinas de la zona. De echo, estas salinas están dentro de la propia reserva. Es por el circular de los camiones que van hasta ellas por lo que la sal se ha vuelto negra, pareciendo un asfalto normal. Si salimos de la ruta de estos camiones, vemos su color original.

Seguimos la ruta en minibus hasta unos miradores. La catedral, un gran arco de piedra que daba protagonismo a la zona, se derrumbó en el terremoto de 2007, pero aún así las vistas son muy bonitas y el paisaje con sus tonalidades y contrastes, bastante espectacular.

Tras una breve parada en una playa en la que abundan las conchas y la piedra pómez, seguimos la ruta, con alguna rápida parada para fotos, hasta la playa roja, muy bonita también por sus contrastes: paredes amarillas, arena roja.

Para comer nos llevaron hasta Lagunilla. Se trata de un pequeño pueblo pesquero preparado para todos los turistas que vienen a comer a la zona, con menús concertados y nada más.

Este tipo de cosas son las que no nos han gustado de la excursión: 5 minutos aquí; ahora 15; 10 minutos para coger conchas; 45 minutos para comer en este restaurante (aún así comimos rico, ceviche, pescados varios y más pisco sour). También es verdad que es la única manera de que nos diera tiempo a cumplir el planning del día, pero nos da la sensación de que esta excursión es similar para todos los turistas, y tampoco es muy espectacular, aunque sí que merece la pena ver la reserva y el desierto.

Cogemos las maletas en el hostal y vamos corriendo camino a Ica (algo más de 1h), al desierto, muy distinto esta vez, aunque también pertenece al desierto de Atacama.

En torno al oasis de Huacachina se ha montado una gran oferta turística. Actividades, bares, restaurantes, barcas en el lago… tanto para los turistas como para los locales es un punto muy importante: las parejas de recién casados vienen a hacerse las fotos aqui (no es especialmente bonito, y huele mal, pero estamos en mitad de cientos de kilómetros de paisaje árido, y esto es un oasis).

Huaca China significa “La que canta”, debido a una bellísima mujer con un canto tan hermoso que atraía a los hombres. Una noche su espejo se rompió, y los pedazos se transformaron en el oasis. Ahora ella es una sirena que vive en él y cuyo canto se escucha en las noches tranquilas…

Nosotros hemos hecho unas 2 horas de Buggie con sandboarding. Vamos, una especie de 4×4 sin carcasa que salta entre las dunas, mientras tú te agarras a los más que dudosos cinturones de seguridad y te golpeas contra los hierros, para después deslizarte a toda velocidad por las dunas gigantes en una tabla de snowboard.

La experiencia del buggie es divertida, aunque algo menos emocionante de lo que pudiera parecer (tal vez porque el nuestro era de 12 personas). Pero las vistas del desierto fantásticas.

Y el sandboarding, divertidísimo. Aparte de acabar de arena hasta las bragas (literalmente), los golpes tremendos (Jorge sigue magullado), los moratones, y de tragar arena durante horas, la experiencia nos ha encantado. Carreras duna abajo, adrenalina, muchas risas, fotos, atardecer en el desierto, que se nos haga de noche, ayudar a otro grupo que tenían el vehículo averiado y volver bajo las estrellas brincando entre dunas (y sin tener muy claro que el conductor estuviera orientado)… inolvidable.

Además, una Cusqueña bien fresca lo repone todo. O tal vez no, pero más nos vale, ya que tenemos un laaargo viaje por delante: Ica-Arequipa, 12 horas de bus, toda la noche, de 21.00 a 9.00. Y llenos de arena, claro, para mayor comodidad.

—–

Datos prácticos:

Bus Ica-Arequipa: Compañía Oltursa. Bus turístico, cómodo. Teníamos 9 camas VIP (130s.) en el piso inferior. Lo más destacable es que al ser un compartimento cerrado para 9 pax. es más tranquilo; pero los asientos son similares a los normales (85s.) (gracias Sergio e Isa por tragaros todo el viaje arriba…) tan sólo un poco más anchos. De seguridad, algo menos exagerado que Cruz del Sur, pero también bien. El viaje incluye comida y desayuno, etc.

No te pierdas detalle de nuestro viaje:

Perú, junio 2011
Día 1: Lima-Paracas
Día 2: Paracas: Islas Ballestas

Día 3: Arequipa

Anuncios

2 pensamientos en “Perú, diario de viaje. Día 2 (II) – Paracas: Reserva de Paracas y Oasis de Huacachina

  1. Pingback: Perú, diario de viaje. Día 3 – Arequipa | Rumbo a Viena

  2. Pingback: Perú, diario de viaje. Día 2 (I) – Paracas: Islas Ballestas | Rumbo a Viena

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos encanta saber lo que te ha parecido!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s