Perú, diario de viaje. Día 2 (I) – Paracas: Islas Ballestas

11.06.11 Paracas

Llegamos a Paracas cuando anochecía. Una pena no poder ver nada, pero tampoco parece que haya mucho que ver. Durante el trayecto, aparte de ver mucho más desierto que el que esperábamos, nos impresionó bastante ver la ciudad de Pisco. En el gran terremoto de 2007, que tuvo el epicentro en la zona, quedó muy destruida, y aún hoy no ha sido reconstruida y presenta un aspecto muy desolador.

Dejar las cosas en el hostal, paseíto junto al mar y cena a base de pescado, regada con grandes Cusqueñas gracias al regateo de Miguel, nuestro Complainman particular. Chicharrón, lenguado y corvina, a la plancha, sudado, con verduras… y por supuesto el pisco sour de rigor. Paseíto, y a dormir, que hoy había que madrugar y el cambio de hora aún se nota. Nos esperaba un día completo: Islas Ballestas, reserva de Paracas, oasis de Huacachina, y aún llegar a tiempo para el bus nocturno de Ica a Arequipa. ¿Nos dará tiempo?

El día comienza directamente en el puerto de Paracas, en pequeñas barcas, para nuestra primera excursión, Islas Ballestas: Simplemente imprescindible. Pingüinos de Humbolt, leones marinos, gaviotas, pelícanos, millones de cormoranes, zarzillos, gallinaceas de cabeza colorada…

Todos estos animales, incluidos los pingüinos (que se encuentran aquí y en Chile, gracias a la fría corriente de Humbolt), podemos verlos debido a que se trata de aguas muy frías, muy ricas en fitoplacton, lo que hace que en ellas haya muchísimo pescado, suficiente para alimentarlos a todos… ¡tan sólo los leones marinos necesitan 17kg de pescado al día cada uno!

Hay tantos cormoranes (millones) que hacen que la isla se vea negra. Pero si te fijas, ves que se trata de miles (millones en realidad) de puntitos en la distancia. Cada mañana van despertando y levantando el vuelo, y la isla va recuperando su color de verdad, mientras el cielo se llena de puntitos negros volando en busca de comida.

Las islas Ballestas están protegidas, pero en ellas se permite la pesca artesanal, con caña o buceando (mediante modernos metódos que envían aire comprimido al buzo a través de una manguera).

Las islas también se utilizan para recoger guano. Este fertilizante natural es recogido cada 8-12 años. Se trata de la gran capa formada por los excrementos acumulados de las miles de aves que habitan aquí. Se nota el olor…

Al principio de la excursión, vemos también el Candelabro. Se trata de una misteriosa figura de 180x50m, por unos 4cm de profundidad. Tal vez para orientar a navegantes, tal vez para adorar a los dioses. Hay quien habla de extraterrestres… lo cierto es, que al igual que las líneas de Nazca, no está claro su origen.

El aire no la degrada, porque la costra de arena está endurecida, tal y como veremos en el resto del desierto de Paracas.

¿Y la lluvia? Tampoco. En Paracas no llueve. Cada 4 años más o menos, puede caer una llovizna suave… este último mes de febrero, llovió durante 5 horas… después de 22 años sin llover. ¡Increíble!

Saliendo del barco, nos vamos corriendo a la siguiente etapa, no hay tiempo que perder: Desierto y Reserva de Paracas

——

Datos prácticos:

Hostal en ParacasRefugio del Pirata: Está dividido en dos partes, una a cada lado de la carretera. Nosotros estuvimos en la que son todo habitaciones exteriores, en dos plantas. Amplio, limpio, cómodo, al lado del puerto. Desayuno mirando al océano…

Actividades: Las contratamos con el propio hostal, Carol Travel Adventure. Ballestas + Paracas + Huacachina (incluyendo buggie), con precio especial (por ser grupo, alojarnos en el hostal y ser realmente unos auténticos plastas), unos 140s. incluyendo entradas a las reservas, transporte y guía en las actividades.

No te pierdas detalle de nuestro viaje:

Perú, junio 2011
Día 1: Lima-Paracas

Día 2 (II): Paracas: Reserva de paracas y Oasis de Huacachina
Día 3: Arequipa

Anuncios

5 pensamientos en “Perú, diario de viaje. Día 2 (I) – Paracas: Islas Ballestas

  1. Pingback: Perú, diario de viaje. Día 1 – Lima-Paracas | Rumbo a Viena

  2. Pingback: Perú, diario de viaje. Día 2 – Paracas: Desierto y Reserva de Paracas | Rumbo a Viena

  3. Pingback: Perú, diario de viaje. Día 3 – Arequipa | Rumbo a Viena

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos encanta saber lo que te ha parecido!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s