Tonion. O de cómo aprender algo que ya sabías…

Una de las primeras cosas que debe aprender un montañero es a llevar siempre, siempre, siempre, chubasquero.

Yo lo sabía. Siempre llevaba. Y mira que el viernes nos cayó un tremendo chaparrón cuando había hecho una tarde fantástica. Y mira que ya hemos comprado las cosas para Perú y tenemos dos flamantes ponchos para estrenar. Y mira que no me sabré yo bien la lección…

Pues el sábado, los chubasqueros se quedaron en casa. Y llovió. Con ganas. Veíamos venir la tormenta, y decidimos que hasta que no nos echara seguíamos. Nos metimos en el bosque a esperar que pasara, y pasó rápido.

Y seguimos subiendo, y conseguimos comer secos, y volvió a llover… y decidimos bajar. Así que a pesar de que fue un palizón de subida y nos quedamos a 100m de la cumbre, decidimos que volveríamos otro día, con chubasquero. El Tonion queda en la lista de pendientes.

Pero aún así hicimos ejercicio, comimos nuestro bocata con pimientos de Gernika, hicimos fotos tras la tormenta, hicimos el cabra un rato…

Y descubrimos un pueblo precioso, Mariazell. Importante centro de peregrinación (o eso nos pareció) rodeado de tiendas de souvenirs llenas de motivos religiosos, velas y licores. Famoso al parecer por los deportes de invierno. Una sorpresa que, de haber llevado chubasquero, nos habríamos perdido. No todo es tan malo…

Por lo demás, esta es mi segunda semana del último curso de alemán (por ahora) antes de una pausa vacacional. Seguimos aumentando grupo, haciendo cosillas, disfrutando Viena…

Anuncios

4 pensamientos en “Tonion. O de cómo aprender algo que ya sabías…

  1. Ya os imagino en el camino, viendo la tormenta ahi arriba, y Samu: la probablidad de que llueva es pequeña….y Ana: en ningun sitio llueve como en Bilbao, asi que serán 4 gotas….jaja
    Bueno ya queda poco para vernos…en Lima!!!

    PD: vais a subir al machupichu corriendo y en un par de dias a este ritmo, jaja…

  2. La verdad es que no había estado nunca en la montaña bajo amenaza de tormenta. Tengo que reconocer que salió. Todo estaba en calma, solo se oían los truenos…

    Eso si, mejor ir preparados con un ponchobasquero o un goretex xD

  3. Pingback: Carta al Olentzero | Rumbo a Viena

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos encanta saber lo que te ha parecido!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s