20140309_133059 copy

El blog totalmente desactualizado, sí…

Pero es que desde que volvimos de vacaciones de Navidad, he estado dos veces en China (por trabajo), una en Amsterdam (más trabajo), hemos hecho amigos nuevos, hemos esquiado todo lo que hemos podido, nos hemos apuntado a escalada y a aquagym, hemos ido a clases de alemán, hemos cambiado de gimnasio, hemos tenido goteras en casa, hemos colgado cuadros y cortinas que teníamos pendientes desde hace dos años (sí, llevamos dos años casi en Linz…), nos hemos comprado esquís nuevos, me he comprado un casco, Samu ha ganado un casco, hemos esquiado con lluvia, con nieve, con sol, con niebla, solos y en buena compañía, nos hemos desbordado de trabajo, nos hemos relajado en el Tirol, hemos superado algún resfriado, mucho jetlag y un esguince de tobillo, hemos hecho alguna excursión, tenido sobris postizos (aunque sean de amigos, estén muy lejos y no podamos achuchar), …

2014 invierno copy

Y así, ha pasado el invierno más cálido en Austria que se recuerda, sin encender la calefacción, disfrutando de la poquita nieve que ha caído, trabajando mucho pero exprimiendo cada minuto del tiempo libre… vamos, como siempre.

2014 invierno3 copy 2014 invierno2 copy 2014 invierno1 copy

Estrenando temporada de esquí en Saalbach

esquiando en saalbach

Aunque ya habíamos esquiado un día en diciembre y Samu ha aprovechado las Navidades para escaparse unos días a Baqueira, podemos decir que este pasado fin de semana ha arranco oficialmente nuestra temporada de esquí 2014.

Saalbach ha sido la estación elegida y la verdad es que nos ha gustado mucho. La zona ya la conocíamos, ya que el año pasado estuvimos en la estación de Zell Am See – Kaprun (que nos decepcionó bastante) y en verano también habíamos hecho alguna escapada por allí.

La estación está localizada a ambos lados de un valle que transcurre de este a o este. Resultado: hay una variante de la estación totalmente orientada al sur, con muchas horas de sol, pistas tranquilas (sobretodo azules) y mucho más familiar, y otra orientada al norte, con más y mejor nieve, más pistas rojas y negras, mucho más animada.

Además, casi todas las pistas de la estación están equipadas con cañones de nieve artificial, lo que garantiza el buen estado de las pistas durante toda la temporada. Incluso este fin de semana, con temperaturas primaverales y nada de nieve en el valle, la mayoría de las pistas estaban abiertas.

saalbach 1

El sábado lo dedicamos a la zona sur de la estación, Saalbach – Hinterglemm, con pistas de orientación norte. El tiempo fue bastante bueno, y la nieve, aunque bastante dura, nos dejó disfrutar un montón de las pistas. Muchas pistas largas y exigentes, alguna negra muy empinada, las azules no excesivamente fáciles… un gran día de esquí.

Y como el hotel nos incluía la entrada al Tauern Spa… no era cuestión de desaprovecharlo. Ya estuvimos el año pasado, pero esta vez disfrutamos también de la zona de sauna, con lo que estuvimos en total más de tres horas a remojo. Para terminar de recuperar, una buena pizza en Zell am See.

El pueblo de Zell am See es visita obligada para cualquiera de las estaciones de la zona. Al borde del lago, con un montón de vida, restaurantes y bares, callecitas encantadoras… Ya tenemos nuestros restaurantes favoritos y todo, siempre es una delicia volver. Esto, las vistas de la zona, la cercanía con Salzburgo, buen acceso en tren, el spa… hacen de la zona un destino de esquí fantástico.

zell am see

El domingo costaba levantarse de la cama, pero el día prometía templado y muy soleado, así que no podíamos dejarlo pasar. Otro gran desayuno buffet para no flaquear, y a descubrir la vertiente norte de la estación, desde Saalbach hasta la zona de Saalfelden – Leogang.

saalbach 2

Al ser cara sur, se notaba que al no haber mucha nieve el sol hacía estragos. A primera hora las pistas estaban heladas, pero enseguida la nieve se derretía un montón. Parecía plena primavera, pero estamos a mediados de enero. Nada de esto nos impidió explorar esta zona hasta que nos cerraron las pistas:

Muchísimos kilómetros de pistas azules, anchísimas y largas, algunas rojas, también muy anchas. Un montón de restaurantes donde descansar al sol y disfrutar de las vistas… un día “agotador”…

saalbach 3

En resumen, nos ha gustado mucho la estación, que ofrece una parte más familiar o para principiantes y otra más exigente y divertida. 200km de pistas, en su mayoría dotadas de cañones de nieve, para todos los gustos. Muy buenas instalaciones: en la vertiente sur, casi todo cabinas modernas. En el norte, sillas nuevas, calefactadas y con mampara para el frío.

Buen ambiente para después de esquiar, en Saalbach (mucho más caro) o en Zell Am See, junto al lago, el Spa en Kaprun…

Por decir algo negativo, la estación es muy extensa y poco intuitiva: si quieres llegar a un punto concreto hace falta ir mirando el mapa de pistas para poder coger las conexiones, ya que no terminan las pistas en una única zona. El algún momento hay que cruzar el pueblo de Saalbach andando, pero es muy poco recorrido; aún así hay que quitarse los esquís y caminar. Y me ha parecido algo cara para su tamaño (pero como siempre, los precios entre estaciones oscilan muy poco entre unas y otras).

Datos: Saalbach 

- Nombre del dominio esquiable: Skicircus
– Km esquiables: 200 km
– Precio: 46€
– Comidas en pistas: mucha oferta, tanto en pistas como en el pueblo de Saalbach
– Parkings exteriores gratuitos en Vorderglemm, Hinterglemm, Lengau y Leogang, parkings cubiertos de pago en Saalbach y Hinterglemm, aunque bastante caros (unos 12€/día)
– Estación de tren: Maishofen-Saalbach (a 14km) o Zell am See (a unos 18km)
– A tan sólo 95km de Salzburgo (otra razón para que sea tan popular)
– Altura: 1000-2100m
– Dificultad: Zona norte: sencilla, anchas pistas azules, estupendas vistas, muy familiar. Zona sur: media-exigente, con pistas largas y empinadas donde disfrutar con buena emoción.
– Dónde alojarse:

  • Pie de pista: Saalbach-Hinterglem: Mucha oferta, pero muy cara. Buen ambiente de apres-ski. También hay algún albergue juvenil. Leogang: algo más barato, pero también mucho hotel lujoso.
  • Cerca: Maishofen. Para nosotros la mejor relación calidad precio. A un paso de todo (20 min a las pistas en coche/bus) pero el pueblo tiene poca vida
  • Zell am See: buena oferta de alojamientos, restaurantes, bares, etc, pero se llena muy pronto.

- Otros datos:

  • 2 pistas iluminadas hasta las 21:30 de lunes a sábado. Gratis con pase de día. Incluye una pista azul y una roja, snowpark, slalom, snowtubbing…
  • Pista de trineo de 3km de larga, de lunes a sábado hasta las 23:00h. Acceso gratis, hay que alquilar el trineo.
  • Varios puntos para sacarse todos en puntos panorámicos y bajarlas después de Internet.
  • Todas las pistas principales (más de 150km) están equipadas con cañones de nieve artificial.

Primeras nieves…

131129 Bodenwiesgipfel

Y de la misma manera que llegó el otoño, de pronto, un día, es invierno.

Salimos de casa pensando pisar un poco de nieve. A medio camino tenemos que poner las cadenas. Y al llegar arriba… mucha nieve. Mucha.

La excursión no era larga, pero aún así no llegamos hasta arriba. Ahora los días son cortos y habíamos salido tarde de casa, preferimos no apurar.

131129 Bodenwiesgipfel2 copy

Pero nos bastó con hundirnos hasta más arriba de la rodilla en la nieve, buscar camino por el bosque, reir de lo que costaba andar.

La vuelta fue siguiendo una pista forestal. “Será rápida…” de eso nada. Más de dos horas con la nieve hasta la rodilla agota. Tuvimos que turnarnos para abrir camino… Una gozada.

Agotados, doloridos y felices volvimos al coche, y tras la aventura de quitar las cadenas necesitábamos un chocolate caliente con un gofre recién hecho en el mercado de Navidad de Steyr para recuperar energías. Que duros son los domingos de invierno…

131129 Bodenwiesgipfel2

Vacaciones en Croacia. Península de Istria

[Pincha aquí para ver el resumen de este viaje por Croacia]

Día 1: Península de Istria: Pula, Rovinj

Nos levantamos sin prisa en el camping de Medulín, en el extremos sur de la península de Istria. El día anterior condujimos hasta aquí desde Linz, pero ahora comienzan realmente las vacaciones. Primera parada, Pula.

Croacia 1 - Pula

Pula no es un pueblo de los que enamoran, pero sí parada obligatoria en el sur de Istria, y un buen punto para comenzar el viaje. Callejear por sus calles del casco antiguo es muy agradable y los restos romanos (el arco de los Sergios, el templo, y por supuesto, el anfiteatro) sorprenden aunque te los esperes. La ciudadela ofrece buenas vistas de la ciudad, aunque también se tiene una buena perspectiva desde los jardines que la rodean.

Entre callecitas y ruinas, se va acercando la hora de comer, el calor va apretando y nos apetece nuestro primer baño en el Adriático, así que vamos hasta la Península de Verudela, pocos kilómetros al sur. Buscamos un chiringuito donde comer los primeros calamares del viaje, y una buena sombra para una siesta junto al mar… seguida por supuesto de un buen chapuzón en aguas turquesas.

No nos alargamos mucho, ya que nos espera el plato fuerte del día: Rovinj.

Croacia 1 - Rovinj

Este pueblecito de pescadores con casas de color pastel y callejuelas estrechas y empinadas en una pequeña península es tan encantador que no querrías irte nunca.

Cada calle ofrece una sorpresa distinta, y ver anochecer en el mar desde el malecón pone la guinda a este fantástico primer día de las vacaciones.

Croacia 1 - Anochece en Rovinj

Día 2: Premantura

Al sur de Pula, en la punta más al sur de Istria, está la península de Premantura y el Parque nacional de Kamenjak. Pasear por sus senderos, alquilar una bici o simplemente bañarse y pasar un buen día de playa es otro imprescindible del sur de Istria.

Tras aparcar y pensar si alquilar una bici o no, decidimos que mejor rodear la península andando, parando a bañarnos o comer donde nos vaya apeteciendo. Un acierto, ya que los  caminos por lo que se puede ir en bici no van justo junto al mar, sino entre los pinares, mientras que nosotros vamos andando directamente por las rocas, a la orilla del mar.

Croacia 2 - Premantura

Así, descubrimos que la costa este de la península tiene varias ensenadas preciosas rodeadas de pinares, ideales para familias. Baño, comida a la sombra (recomendado llevar bocadillo para esta zona ya que no hay mucho sitio donde comer) y seguimos caminando hacia el sur.

La vegetación va desapareciendo y el paisaje cambiando, aunque siguen sorprendiendo las aguas turquesas y las superficies de roca que se funden en el mar. Cualquier lugar es perfecto para darse otro baño, pero resistimos hasta llegar al extremo sur de la península.

Allí nos esperan los acantilados y las aguas más salvajes, donde poder saltar al agua y pasar un rato divertido para todos los grados de valentía: unas plataformas de roca a un par de metros de altura como nosotros, o acantilados de más 10m para los más valientes…

Croacia 2 - Premantura acantilados

Después de más de una hora de chapuzones y descanso terminamos el día en el conocido “Safari Bar”. Lugar pintoresco donde los haya, con sombrillas de paja y vistas al mar, o mesas a la sombra de bosques de cañas, entre cabañas de madera, toboganes y columpios, donde poder tomar una ración de sardinas a la plancha con una sangría mirando al mar…

El camino de ida han sido más de 3 horas de paseo, caminando por las rocas, rodeando cada bahía y asomándose a cada punta. La vuelta por el interior la hacemos en menos de media hora, llegando al coche con las últimas luces y muy buen sabor de boca.

Vacaciones en Croacia

P1280879

Este verano decidimos que las vacaciones debían ser a uno de los muchos países cercanos a Austria. Teníamos muchas ganas de conocer Croacia, y además la costa más al norte de Istria está a poco más de 4 horas de Linz.

Así que el pasado mes de septiembre nos recorrimos el país durante 16 días. Bajamos por la costa y algunas de las islas en coche, parando en cada pueblito, alojándonos en campings. Una vez en Dubrovnik, volvimos por la isla de Hvar y por la carretera del interior hasta Plitvice, Zagreb y de ahí a casa.

Fueron muchos kilómetros pero no se nos hizo nada pesado. Intentamos dormir un par de noches en cada camping, para no montar y desmontar cada día, y no hacer muchas horas de coche seguidas. Las comidas sobretodo algo de picar o cocinado en el hornillo, las cenas en el camping. Aunque también nos pegamos algunos homenajes, no podíamos irnos sin disfrutar de la cocina del país.

Croacia nos gustó mucho. No tiene paisajes espectaculares, pero sí millones de rincones con encanto. Las playas son todas de piedritas, pero de aguas cristalinas, tranquilas y muy cálidas en septiembre, y además siempre están rodeadas de pinos para poder tumbarse a la sombra. Las islas me sorprendieron mucho, con sus montañas, los pueblos pequeños, sus carreteras interminables, las calitas de las que no te quieres marchar.

Y los pueblos, pueblitos, y ciudades… no podríamos quedarnos con uno. A lo largo de toda la costa hay muchísimos pueblos patrimonio de la humanidad, con catedrales, iglesias, palacios… o simplemente callejones en los que perderse y no poder dejar de alucinar. Rovinj, en Istria, y ver anochecer en el mar, Trogir y sus mil balcones venecianos, Dubrovnik de película…

Nosotros viajamos a partir de la segunda semana de septiembre y aunque el tiempo ya no fue demasiado bueno, y estuvimos todo el viaje esquivando tormentas, creo que es la época perfecta. Todo está animado pero sin aglomeraciones, hay sitio en los campings, puedes coger los ferrys sin horas de espera, el agua está calentita…

Os vamos a ir contando nuestro viaje poco a poco, para que lo disfrutéis con nosotros, y por si a alguien puede servirle de ayuda.

Día 0: Linz – Istria
Día 1: Istria: Pula y Rovinj
Día 2: Istria: Península de Premantura

Día 3: Isla de Cres

Día 4: Isla de Lošinj

Día 5: Krk – Rab

Día 6: Isla de Rab

Día 7: Parque natural de Plakenika

Día 8: Isla de Pag, Zadar

Día 9: Sibenik – Primosten – Trogir – Split

Día 10: Split

Día 11: Dubrovnik

Día 12: Isla de Hvar

Día 13: Hvar – Plitvice

Día 14: Parque natural de Plitvice

Día 15: Plitvice – Zagreb

Día 16: Zagreb – Vuelta a casa

Reencuentros

Trier 1

Te levantas un día y tienes clara la siguiente aventura. Lías a unos y a otros, y les convences (sin esfuerzo) de meteros un viaje de 700km de día y otros tantos de vuelta para el puente de 3 días de octubre. Todo para ver a dos buenos amigos, para un reencuentro esperado, unos abrazos que ya son necesarios, muchas risas que se echaban de menos…

trier 4

Muchos kilómetros para 3 días. Pero que se compensan con creces. Con charlas infinitas, con toneladas de comida, con ricos vinos que traen confesiones sorpresa, con castillos de cuento, risas y más risas, paisajes otoñales, abrazos, más risas, más charlas y más abrazos.

Trier 3

No hay nada como estar como una cabra y siempre animada a lo que haga falta… y estar rodeada de gente que te sigue la corriente. Porque Laura tuvo que meterse 400km extra entre ida y vuelta. Porque Samu aguantó con la sonrisa puesta las horas y horas en el coche de dos amigas que hacían meses que no se veían y a las que no les gusta hablar apenas… (vale, le sobornamos con chuches y chocolate…) Y porque Ana Laura y Dirk fueron tan buenos anfitriones como siempre.

Trier 2

Hay que ir organizando ya la siguiente…

Otoño…

Otoño

Desde la última vez que escribí han pasado más de dos meses. Y muchos viajes y escapadas, la verdad.

Vacaciones fantásticas en Croacia. Dos semanas de muchos kilómetros, muchos baños, ciudades medievales, aguas azules, islas y más islas…

A la vuelta a Austria, ya a mediados de septiembre, aterrizamos de lleno en el otoño y nos topamos de lleno con la realidad: en Austria ya era otoño y además había llegado con fuerza.

Temperaturas poco por encima de los 0°, aunque brillara el sol. Pero los fines de semana el tiempo dió alguna tregua, así que pudimos disfrutar de unos agradable paseos de otoño.

Setas

Las hojas empezaban a cambiar de color, y aunque quedaba mucho verde todavía, las setas y hongos decidieron ya era otoño, que ellas estaban listas ya.

La subida a Schonberstein no es larga pero si empinada. Preciosa por el bosque.

Y las vistas desde arriba… prometen. Pudimos disfrutar de una estupenda vista a las nubes y comer el bocata al sol. De nuevo bajar intentando no resbalar mucho, aunque no sea fácil.

Schonberstein Rumbo a Viena

Pero todavía no estábamos dispuestos a sacar la ropa de frío. Nos esperaba una semana a principios de octubre a caballo entre Madrid y Bilbao, con temperaturas veraniegas, que disfrutamos mucho, mucho, mucho.

Fui con ganas de abrazar. De achuchar. Y creo que lo hice. Muchos reencuentros, conocer a nuevas personitas, más reencuentros. Gente a la que puede hacer 3 o 10 meses, o incluso 3 años que no ves, y sentir como aunque muchas cosas cambien, otras muchas siguen igual.

Todos los ratitos me supieron a poco. Pero creedme que los saboreé. Amigos, familia, cañitas, comida y más comida, paseos, cafés, excursiones, más amigos. No hay fotos. Me limité a disfrutar de cada momento…

Y ya de vuelta en Austria. Ahora sí que es otoño. Las temperaturas han caído en picado y las cumbres de las montañas ya se ven blancas. Ya tenemos ruedas de invierno y los jerseys de cuello vuelto a medio sacar del trastero.

Pero de mientras hemos tenido tiempo de preciosos paseos por el Danubio. Disfrutar de todos los tonos dorados posibles. Del sol que cuando quiere aún puede calentar las mejillas. De rincones de Austria que no dejan de sorprender…

Paseando por el Danubio en Octubre